¿Eres víctima del pesimismo?

Sabemos que el estilo de vida que llevamos actualmente tiende a favorecer situaciones que nos provocan pensamientos extremistas. Si bien es cierto que ante todo debemos tener precaución, existe una actitud constante en que los individuos que acumulan un alto grado de estrés demuestran una fuerte precipitación hacia la generación de pensamientos negativos, rayando en el pesimismo.


El pesimismo como tal, define una actitud predispuesta a juzgar cosas, personas o situaciones desde su aspecto más negativo y desfavorable oponiéndose directa y totalmente al positivismo. Desde este concepto, es común que alguien pesimista encuentre como un conflicto interno muy severo al toparse con problemas o adversidades.

.


Incluso, en términos médicos y de salud, para la psicología, el pesimismo puede ser un síntoma de enfermedades como la depresión. Los pensamientos y las manifestaciones pesimistas, en este sentido, pueden reflejar la existencia de un trastorno emocional que se caracteriza por el abatimiento y la infelicidad.


Para evitar este tipo de padecimientos, existen diferentes tratamientos que estimulan la producción de endorfinas, sustancias que produce nuestro cuerpo y que son responsables directamente de provocar sensaciones placenteras y estables. Además, es recomendable que las personas sigan algunos consejos como los siguientes:


1. Dejar de lado la idea de que no ser merecedor de premios o satisfacciones.
2. Si algo puede salir mal, no necesariamente significa que saldrá mal.
3. Es bueno ser precavido ante situaciones nuevas, pero eso no debe suponer una catástrofe.
4. Dejar de pensar en el optimismo como una ilusión efímera.
5. Preguntar si existe más opciones de solucionar un problema.
6. Programar la propia mente hacia el éxito.

Finalmente, para cambiar de perspectiva, repasa estos consejos y comienza a aplicar los consejos hoy mismo, incluso si aún dudas que funcionarán.

Vía: About.com

Agregar comentario


Security code
Refrescar

Nuestras Sucursales

  • 1